Fecha de actualización: 10/06/2021
Parte III: Prevención

Capítulo 20: Prevención en humanos

Generalidades

La vacunación de los animales domésticos de compañía es la estrategia más eficiente y rentable para prevenir la rabia en el ser humano; recordemos que el 99 % de los casos de rabia humana en el mundo se deben a la transmisión por perros rabiosos. En el gráfico 27 se observa cómo el incremento y posterior mantenimiento del número de perros vacunados a lo largo de los años (columnas azules) se relaciona con la reducción del número de casos de rabia humana (línea descendente roja). 

Gráfico 27. Relación entre rabia humana y vacunación antirrábica canina. Méjico. 1990-2005.

Fuente: Lucas CH, Pino FV, Baer G, Morales PK, Cedillo VG, Blanco MA, Avila MH. Rabies control in Mexico. Dev Biol (Basel). 2008; 131:167-75.

Lo antedicho previene el riesgo de transmisión de la rabia y es lo más deseable y eficiente. Pero una vez producida una “exposición”, la prevención de la rabia en humanos pasa por evitar que la persona expuesta sufra la enfermedad mediante la aplicación de una correcta PPE (ver Capítulo 15). También es importante la administración de la profilaxis pre-exposición en las circunstancias que así lo ameritan (ver subcapítulo siguiente).

¿Qué puede hacer Ud. para prevenir que Ud. mismo o su familia contraigan la rabia?

a) No se aproxime ni toque animales callejeros, aunque parezcan amigables, ya que existe la posibilidad de que lo muerdan o lo lastimen, lo que constituye una potencial “exposición” al virus rábico. Recuerde que no sólo se desconocen los antecedentes sanitarios de un animal vagabundo (si está vacunado o no, si tiene signos nerviosos o no) sino que además es muy difícil que pueda ser capturado para su observación antirrábica. 

b) Enseñe a sus niños a comportarse correctamente con los animales: 

  • Que entiendan que un animal no es un juguete, sino un ser vivo que merece respeto. Entonces, no hay que maltratarlos ni perturbarlos cuando están durmiendo, comiendo o cuidando sus cachorros. De este modo se evitan mordeduras y lesiones.
  • Que no se aproximen a un animal vagabundo por iguales motivos que los expresados en el ítem a).
  • Que avisen a sus padres o a un adulto responsable si son lastimados por un animal.
  • Que no toquen murciélagos sino que avisen de su presencia a sus padres o a un adulto responsable.

Foto 17. Conducta que debe ser evitada: niño aproximándose a un animal desconocido.

cap19-3.png

Fuente: CDC Features. Preventing dog bites. https://www.cdc.gov/features/dog-bite-prevention/index.html.  Actualizado a abril 9 de 2018. Consultado el 28/07/2018.

c) NO TOQUE MURCIÉLAGOS. Frente a la presencia de murciélagos, proceder como se indica en la Parte IV.

d) Frente a una mordedura, arañazo, rasguño o lamido de piel lesionada o de mucosas producida por un mamífero terrestre de cualquier especie, o si sospecha haber tenido contacto con un murciélago, PROCEDA DE ACUERDO A LO DESCRIPTO EN EL CAPÍTULO 15.

e) Si Ud. es tenedor responsable de un animal doméstico de compañía, proceder con su animal tal como se indica en el Capítulo 21.

f) Efectuar una profilaxis preexposición, si corresponde (ver siguiente subcapítulo).