Fecha de actualización: 10/06/2021
Parte II: Procedimientos frente a una "exposición" (mordeduras, rasguños, etc.) al virus rábico

Capítulo 16: Qué debe hacer el dueño del animal que sufrió una "exposición" (animal agredido: animal mordido, rasguñado, etc. por otro animal)

Generalidades

Al igual que en los humanos, una vez aparecidos los síntomas de la rabia, NO HAY TRATAMIENTO que evite el desenlace fatal. Esto no sorprende, pues la patogenia de la rabia en animales es análoga a la del humano.

Si un animal sufre una “exposición”, su tenedor responsable (dueño) debe informarla al centro de zoonosis (ver listado de los centros en el Anexo 1), a la Secretaría de Salud del municipio o a un profesional veterinario para que le indiquen el procedimiento a seguir.

Conviene detenerse en este procedimiento, ya que en parte depende de cuál haya sido el nivel de responsabilidad del tenedor responsable para con la sanidad de su animal.

Para definir el procedimiento a seguir sobre el animal que sufrió la exposición, el centro de zoonosis o las autoridades sanitarias que correspondan tienen en cuenta múltiples parámetros, tales como:

  1. Las características del animal responsable de la “exposición” (animal agresor): especie, procedencia, estado sanitario, antecedentes de vacunación, resultado del diagnóstico de rabia en caso de que el animal agresor presente síntomas o muera, etc. Excepto la especie, estas características pueden no estar disponibles cuando el animal agresor es callejero o vagabundo (sin dueño), ha dado a la fuga o cuando ha muerto y no se ha conservado su cadáver.
  2. La situación epidemiológica de la zona donde reside, proviene de o ha transitado el animal agresor: con o sin transmisión de rabia de ciclo terrestre.
  3. Las características del animal que sufrió la “exposición” (animal agredido): especie, estado de vacunación antirrábica (si corresponde).

Cabe señalar que si el animal agresor muere o es matado durante la agresión, conviene asegurarse de que el cadáver no sea eliminado, ya que contar con el resultado del diagnóstico de laboratorio de la rabia en el animal agresor facilita la definición de los procedimientos a seguir con su animal. No toque el cadáver con las manos desnudas. Puede comunicarse con el centro de zoonosis y solicitar instrucciones.