Fecha de actualización: 10/06/2021
Parte II: Procedimientos frente a una "exposición" (mordeduras, rasguños, etc.) al virus rábico

Capítulo 15: Qué debe hacer la persona que sufrió una "exposición" (persona agredida: persona mordida, rasguñada, etc. por un animal)

Generalidades y pasos a seguir

Excepto para los chequeos de rutina, consultamos al médico cuando no nos sentimos bien, cuando advertimos que tenemos algún síntoma: dolor, náuseas, diarrea, picazón, etc. Si extrapolamos esta conducta a la rabia, consultaríamos al médico cuando tuviéramos los síntomas nerviosos característicos de la enfermedad. Pero si actuamos así, ya nada puede hacerse:

Una vez aparecidos los síntomas de la rabia, NO HAY TRATAMIENTO que evite el desenlace fatal.*. 

¿Esto significa que cualquier “exposición” al virus rábico, como puede ser la mordedura de un animal rabioso, lleva inevitablemente a la muerte por rabia? No.

Si luego de ocurrida una exposición al virus rábico, se toman las MEDIDAS PROFILÁCTICAS apropiadas, la rabia puede evitarse.

Las medidas profilácticas a tomar son el correcto manejo inicial de la herida y la rápida concurrencia a un centro de salud a fin de que el médico determine la eventual aplicación de la profilaxis posexposición (PPE). Cabe aclarar que la “exposición” es de naturaleza potencial, porque en el momento de ocurrencia, la persona que la sufre no puede saber si el animal está o no rabioso, pero aun así, como no se puede descartar la presencia viral, debe proceder como si estuviera segura de que el virus está presente. 

Lo PRIMERO que debe hacer una persona que sufrió una “exposición” es lavar la herida o las mucosas involucradas con abundante agua corriente y jabón durante aproximadamente 15 minutos. El arrastre mecánico que ejerce el agua y la inactivación viral que produce el jabón, reducen la cantidad de virus que pueda haber en la herida o en la mucosa. 

Inactivación viral: proceso que conduce a que un virus pierda la capacidad de multiplicarse y por lo tanto de infectar un organismo. 

Este procedimiento de ninguna manera elimina la totalidad del virus ni anula la posibilidad de enfermar de rabia; sólo es una importante medida de acción local que colabora con la eventual posterior PPE. 

Foto 15. Lavado de la herida provocada por una mordedura: enjabonado (foto izquierda) y enjuague con agua (foto derecha).

cap14-1.png
cap14-2.png

Fuente: https://www.pethealthcare.co.za/PetFriendly/Articles/rabies. Consultado el 28/07/2018.

Luego, DEBE CONCURRIR A UN CENTRO DE SALUD (de su obra social, prepaga o público) para que el médico realice el tratamiento profesional de la herida y defina la PPE. En caso de que el efector de salud tratante de la herida no tenga la incumbencia para definir la PPE,  la persona “expuesta” puede consultar en la Municipalidad de su localidad o concurrir al centro de atención que le resulte más accesible (ver listado en el Anexo 1). 

Con respecto al animal agresor cabe señalar que si muere o es matado durante la agresión, conviene asegurarse de que el cadáver no sea eliminado, ya que contar con el resultado del diagnóstico de laboratorio de la rabia en el animal facilita la definición de la PPE más apropiada para el caso. No toque el cadáver con las manos desnudas. Puede comunicarse con el centro de zoonosis y solicitar instrucciones.

*: Se han ensayado algunos tratamientos farmacológicos en personas con un cuadro clínico compatible con rabia (por ejemplo, el protocolo de Milwaukee). Pero la eficacia de estos tratamientos ha resultado muy variable y además, en las personas que sobrevivieron a los síntomas, no se pudo demostrar la presencia de virus rábico en las pruebas pre-mortem de búsqueda del virus, sino que la rabia fue diagnosticada en base a indicios tales como presencia de anticuerpos antirrábicos en sangre.