Fecha de actualización: 10/06/2021
Parte I: Generalidades

Capítulo 8: ¿El organismo puede defenderse del virus rábico?

El sistema inmune es la parte del organismo que tiene como función defender o proteger al individuo de los microorganismos (bacterias, virus, parásitos). Para cumplir esta función cuenta con numerosos y diferentes mecanismos.

La producción de anticuerpos constituye uno de esos mecanismos. Los anticuerpos (fig. 8) son estructuras que poseen determinados sitios por los que se unen en forma específica a los microrganismos y que, entre otros efectos, los neutralizan (es como si los envolvieran) y así evitan que enfermen al animal.

Fig 8. Estructura de un anticuerpo. Imagen 3D generada por computadora. Se utilizaron diferentes colores para indicar los diversos componentes estructurales que conforman un anticuerpo.

cap8-1.png

Fuente de la imágen: https://www.dreamstime.com/stock-photos-igg-monoclonal-antibody-immunoglobulin-play-essential-role-i-immunity-against-bacteria-viruses-many-biotech-drugs-image33802523. Royalty free stock photo. Consultado el 28/07/2018.

¿Se producen anticuerpos antirrábicos cuando el virus de la rabia ingresa al organismo a través, por ejemplo, de la mordedura de un perro rabioso?

  1. Frente a la infección natural, es decir, cuando el virus de la rabia ingresa al organismo como consecuencia, por ejemplo de una mordedura, y por razones aún poco conocidas, el sistema inmune por lo general no responde o responde muy débilmente y tarda mucho en hacerlo. Los anticuerpos, si se producen, suelen recién aparecer en los tramos finales de la enfermedad, cuando ya hay síntomas nerviosos, es decir, cuando el virus ya está dentro del SNC.
  2. Una vez que el virus alcanzó el SNC los anticuerpos que eventualmente hubieran podido producirse difícilmente puedan ingresar al SNC debido a las barreras anatómicas que éste posee y por lo tanto no pueden “encontrarse” con el virus para neutralizarlo.

Si sumamos a) y b), tenemos que, en síntesis: es improbable que el sistema inmune por sí mismo sea capaz de proteger al individuo frente al ingreso del virus rábico.

De aquí la importancia de la vacunación. La correcta vacunación, a diferencia de la infección natural, es estímulo suficiente para que el sistema inmune produzca los anticuerpos antirrábicos a tiempo y en cantidad como para neutralizar al virus rábico antes de que ingrese al SNC y así proteger al individuo (la vacunación está tratada en las Partes II y III).