Fecha de actualización: 10/06/2021
Parte I: Generalidades

Capítulo 5: La rabia en Argentina

La rabia en el siglo XXI

1. EN EL TOTAL DEL PAÍS

Cabe aclarar que la información está separada en períodos debido a que la principal fuente de información (SIRVERA), según sean los años, incluye o no detalles de procedencia (provincia), de variante viral y, en el caso de los murciélagos, de su clasificación en hematófagos o no hematófagos. 

Por lo tanto, los gráficos cuya fuente de información es el SIRVERA, se limitan a mostrar los datos informados por la misma en cada período. 

Período 2001-2009

1.1. Animales domésticos de compañía

La evolución del número de casos se muestra en el gráfico 13. El hecho más destacable de este período es el pico de casos que tiene lugar en 2003 y que coincide con un brote de rabia en la provincia de Jujuy. 

Gráfico 13. Rabia en animales domésticos de compañía. Argentina. 2001-2009.

cap5-14.png

*: Si bien la información del SIRVERA registra 18 casos en 2004 y no registra casos en los años 2006 y 2007, el IZLP tiene registrados 74, 11 y 16 perros rabiosos, respectivamente. 

Gráfico diseñado por los autores del sitio. Fuente de los datos utilizados en la confección del gráfico: SIRVERA.

El mencionado brote de Jujuy (gráfico 14) significó un explosivo surgimiento de los casos de rabia en perros y gatos y llegó incluso a involucrar a algunos ADIE. Con una duración de siete años, ya que se prolongó hasta 2010, dejó el lamentable saldo de una muerte humana en 2008. La escasa cobertura de vacunación antirrábica de los animales domésticos de compañía referida verbalmente por los veterinarios de la zona, parece haber sido un factor crítico en el desencadenamiento de este brote de gran magnitud.

Gráfico 14. Brote de rabia en Jujuy. 2003-2010.

cap5-15.png

Gráfico diseñado por los autores del sitio. Fuente de los datos utilizados en la confección del gráfico: IZLP y Ministerio de Salud de la Nación.

1.2. Mamíferos silvestres terrestres.

La evolución de los casos de rabia en estas especies se muestra en el gráfico 15. 

Gráfico 15. Rabia en mamíferos silvestres terrestres. Argentina. 2001-2009.

cap5-16.png

Gráfico diseñado por los autores del sitio. Fuente de los datos utilizados en la confección del gráfico: SIRVERA.

1.3. Mamíferos silvestres aéreos.

La fuente de datos (SIRVERA) informa los casos de rabia en murciélagos sin discriminar entre especies hematófagas y no hematófagas. La diferencia en el significado epidemiológico de los casos de rabia entre estos dos tipos de murciélagos hace que su información como conjunto sólo aporte una idea de la existencia de rabia de ciclo aéreo en el país entre 2001 y 2009, sin permitir más conclusiones. 

Gráfico 16. Rabia en mamíferos silvestres aéreos. Argentina. 2001-2009.

*: Si bien la información del SIRVERA registra 2 casos en 2005 y no registra casos en 2006 y 2007, en los años 2005, 2006 y 2007, el IZLP tiene diagnosticados y registrados 3, 4 y 5 casos, respectivamente. 

Gráfico diseñado por los autores del sitio. Fuente de los datos utilizados en la confección del gráfico: SIRVERA.

1.4. Roedores y lagomorfos.

La fuente de información (SIRVERA) no registra casos estas especies.

1.5. Humanos.

La fig. 5 muestra los dos casos humanos correspondientes a este período: uno provocado por la mordedura de un murciélago hematófago (variante viral 3) en la provincia de Corrientes, que está dentro del área de distribución geográfica de esta especie y el otro producto de la mordedura de un perro (variante viral 1) dentro del ya mencionado brote de Jujuy del año 2008.

Fig. 5. Rabia humana. Argentina. 2001-2009. Discriminados por provincia, edad (adulto o niño) y variante viral.

cap5-18.png

Figura diseñada por los autores del sitio. Fuente de los datos utilizados en la confección de la figura: IZLP.

 

Período 2010-2020

1.1. Animales domésticos de compañía y mamíferos silvestres terrestres.

La información de los casos de rabia en estas especies animales en el período 2010-2019 se presenta en forma de  gráficos (gráficos 17 y 18) hasta el año 2017, mientras que a partir del año 2018 se presenta separado en forma de tablas sucesivas agrupadas con la denominación de tabla 3, dado que no se cuenta con el dato de variante viral.

Gráfico 17. Rabia en animales terrestres: animales domésticos de compañía y mamíferos silvestres terrestres. Argentina. 2010-2017.

cap5-19.png

Gráfico diseñado por los autores del sitio. Fuente de los datos utilizados en la confección del gráfico: SIRVERA.

Gráfico 18. Rabia en mamíferos terrestres por provincia: animales domésticos de compañía y silvestres terrestres. Argentina. 2010-2017.

Gráfico diseñado por los autores del sitio. Fuente de los datos utilizados en la confección del gráfico: SIRVERA.

El análisis de ambos gráficos permite obtener las siguientes conclusiones acerca de la rabia en animales terrestres:

  • Los casos que involucran variantes virales terrestres (V1 y V2) se circunscriben a las provincias del norte del país: Chaco, Formosa, Jujuy y Salta.
  • Los casos registrados en otras provincias (Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y Tucumán), son debidos a variantes virales aéreas.
  • No hay registros de casos de rabia en animales terrestres en la Ciudad de Buenos Aires.
  • El gato tiene, respecto del perro, mayor proporción de casos de rabia debida a variante aérea, lo que podría deberse a su hábito de predación. Esto no obsta que los gatos se infecten con variantes terrestres donde hay circulación de las mismas.

Tabla 3. Rabia en mamíferos terrestres. Año 2018 .

Fuente de los datos utilizados en la confección de la tabla: SIRVERA.

Tabla 4. Rabia en mamíferos terrestres. Año 2019

Fuente de los datos utilizados en la confección de la tabla: SIRVERA.

No hay datos del año 2020. Esto se debe a que la página web del SIRVERA (OPS/OMS) se ha mantenido inaccesible hasta la fecha de la presente actualización y en el Boletín Integrado de Vigilancia del Ministerio de Salud de la Nación del año 2020 no figura el apartado de rabia animal. 

1.2. Mamíferos silvestres aéreos.

Los casos de rabia en murciélagos no hematófagos se muestran en los gráficos 19 y 20. Debido a la ausencia de registros de casos descartados, no puede calcularse el porcentaje de casos respecto del total de muestras de murciélagos recibidas.

Gráfico 19. Rabia en murciélagos no hematófagos. Argentina. 2010-2018. No figuran los datos de 2019  porque se está analizando la información, dado que al día de la actualización de este sitio (1 de junio de 2020), los datos del SIRVERA no son consistentes con otras fuentes (IZLP, Boletín Epidemiológico Nacional). No hay datos del año 2020 debido a que la página web del SIRVERA (OPS/OMS) se ha mantenido inaccesible hasta la fecha de la presente actualización y en el Boletín Integrado de Vigilancia del Ministerio de Salud de la Nación del año 2020 no figura el apartado de rabia animal. 

Gráfico diseñado por los autores del sitio. Fuente de los datos utilizados en la confección del gráfico: SIRVERA.

Gráfico 20. Rabia en murciélagos no hematófagos por provincia. Argentina. 2010-2018. No figuran los datos de 2019 porque se está analizando la información, dado que al día de la actualización de este sitio (1 de junio de 2020), los datos del SIRVERA no son consistentes con otras fuentes (IZLP, Boletín Epidemiológico Nacional). No hay datos del año 2020 debido a que la página web del SIRVERA (OPS/OMS) se ha mantenido inaccesible hasta la fecha de la presente actualización y en el Boletín Integrado de Vigilancia del Ministerio de Salud de la Nación del año 2020 no figura el apartado de rabia animal. 

Gráfico diseñado por los autores del sitio. Fuente de los datos utilizados en la confección del gráfico: SIRVERA.

1.3. Roedores y lagomorfos

La fuente de información (SIRVERA) no registra casos en estas especies.

1.4. Humanos

Fig. 6. Rabia humana. Argentina. 2010-2021. Discriminados por provincia, edad (adulto o niño) y variante viral .   

* : Si bien la variante viral pertenece al ciclo aéreo (en particular, murciélagos no hematófagos), no fue transmitida en forma directa por la mordedura de un murciélago, sino que el murciélago rabioso infectó a un gato que a su vez mordió a la persona. Se trata de una transmisión secundaria.

Este es el primer caso de rabia humana que se registra en el país desde el año 2008. La mujer, mordida por un gato callejero, no pudo recibir a tiempo la profilaxis (vacunación) posexposición  que habría podido salvar su vida debido a que concurrió muy tarde a consulta médica, a más de un mes de haber sufrido la mordedura, cuando la presencia de sintomatología nerviosa que se fue agravando hasta llegar a los signos típicos de la encefalitis rábica, hacía inevitable el desenlace fatal. Este caso es un ejemplo elocuente de la importancia de concurrir al médico en el menor plazo posible luego de ser mordido por un animal susceptible de transmitir la rabia, a fin de que el profesional evalúe el caso y disponga de los procedimientos más apropiados. La rabia es una enfermedad mortal, pero puede ser prevenida por una vacunación posexposición efectuada a tiempo. Para más detalles sobre este tema, sugerimos consultar el Capítulo 15.

 

2. EN LA CIUDAD DE BUENOS AIRES

Se aclara que las fuentes de los datos son: 1) Período 2010-2017:  Instituto de Zoonosis Luis Pasteur. La rabia en la Ciudad de Buenos Aires: de la endemia al control. Historia de los últimos sesenta años. Ciudad Autónoma de Buenos Aires; 2018.  2) A partir del año 2018: Boletín Epidemiológico Semanal, Gerencia Operativa de Epidemiología, Ministerio de Salud, Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Cabe aclarar que la información correspondiente al año 2020 no está volcada en los gráficos, sino que se presenta como tablas independientes. Esto se debe a que  la fuente de información sobre rabia en animales en CABA (Boletín Epidemiológico Semanal) aporta datos sólo hasta el mes de octubre. Las fuentes alternativas tampoco presentan la información: en el Boletín Integrado de Vigilancia del Ministerio de Salud de la Nación del año 2020 no figura el apartado de rabia animal y la página web del SIRVERA (OPS/OMS) se ha mantenido inaccesible hasta la fecha de la presente actualización. 

2.1. Animales domésticos de compañía.

La Ciudad de Buenos Aires no tenía registro de casos de rabia en animales domésticos de compañía desde el año 1981. Pero no obstante la existencia de dos casos en 2008 (gráfico 21), se continúa considerando que esta ciudad tiene la rabia de ciclo terrestre bajo control, ya que en ninguno de estos dos casos se trata de rabia de ciclo terrestre autóctona.

El caso del perro corresponde a rabia de ciclo terrestre foránea: una familia ingresa junto con su perro desde Bolivia y a los pocos días de instalarse en la ciudad el animal manifiesta síntomas de rabia furiosa, muerde a su dueña y a varios animales; a su muerte el diagnóstico de laboratorio demuestra la presencia de virus rábico variante 1. 

El caso del gato corresponde a rabia de ciclo aéreo: un gato no vacunado presenta cuadro clínico compatible con rabia y a su muerte el diagnóstico de laboratorio demuestra la presencia de virus rábico variante 4. Este caso de rabia demuestra una vez más la importancia de la vacunación antirrábica en los animales domésticos de compañía. 

Gráfico 21. Rabia en animales domésticos de compañía. Ciudad de Buenos Aires. 2001-2019.

Gráfico diseñado por los autores del sitio. 

*: La fuente de información brinda datos sólo hasta el mes de octubre inclusive.

2.2. Mamíferos silvestres terrestres.

No hay registro de casos de rabia en este tipo de animales. 

2.3. Mamíferos silvestres aéreos: murciélagos no hematófagos.

El gráfico 22 muestra un incremento en el total de muestras analizadas respecto del siglo anterior: 3874 muestras en 19 años (2001-2019) versus 799 muestras en 37 años (1964-2000) e incluso respecto de la década del 90, cuando se analizaron 606 muestras en 10 años (1991-2000). 

Gráfico 22. Rabia en murciélagos no hematófagos. Ciudad de Buenos Aires. 2001-2019.

Gráfico diseñado por los autores del sitio. 

Pero este aumento en el número de muestras analizadas no se tradujo en un incremento en el porcentaje de casos: 4 % en la década del 90 (gráfico 11) y 3,56 % en este siglo (gráfico 23). 

Como ya fuera explicado al comienzo del capítulo, no es posible adjudicar con certeza esta reducción a una disminución real de la proporción de murciélagos rabiosos en la Ciudad de Buenos Aires. 

Gráfico 23. Porcentaje de casos de rabia diagnosticados en murciélagos no hematófagos. Ciudad de Buenos Aires. 2001-2019.

Gráfico diseñado por los autores del sitio. 

Nota: Desagregados 2001-2009 y 2010-2019, ambos dan también alrededor del 3 %.

*: La fuente de información brinda datos sólo hasta el mes de octubre inclusive.

Comparación entre el número de casos de rabia en animales domésticos de compañía y en murciélagos.

La evolución de la rabia en la Ciudad de Buenos Aires en lo que va del siglo XXI ilustra cómo el logro del control de la rabia autóctona terrestre en animales domésticos de compañía deviene en un mayor enfoque sobre la rabia en mamíferos silvestres aéreos. 

Gráfico 24. Rabia en animales domésticos de compañía y en murciélagos no hematófagos. Ciudad de Buenos Aires. 2001-2019.

Gráfico diseñado por los autores del sitio. 

2.4.  Roedores y lagomorfos.

No se registran casos.

2.5.  Humanos.

No se registran casos.