Fecha de actualización: 10/06/2021
Parte I: Generalidades

Capítulo 2: El Virus de la rabia

Lyssavirus asociados a rabia

Hasta el año 1956 se conocía sólo un tipo de virus rábico. Pero ese año se detectó en África otro virus del género Lyssavirus que compartía con el virus rábico todas las características estructurales y de comportamiento biológico, incluyendo las formas de transmisión y los síntomas; sólo difería en algunas porciones del material genético (ARN) y en características ecológicas (distribución geográfica, animal reservorio). Y en 1968, también en África, se detectó otro. Y así se fueron descubriendo nuevos
lyssavirus en África, Asia y Europa, a los que por su similitud con el virus rábico se los denominó “lyssavirus asociados a rabia”. Hasta el momento, se han encontrado 15 de estos lyssavirus, 13 de los cuales son de ciclo aéreo (los reservorios son los murciélagos) y los dos restantes son de ciclo aún no determinado.

Reservorio: en el caso de la rabia, se entiende por reservorio a la especie animal en la cual el virus rábico vive y se multiplica y de la cual depende para su supervivencia y mantenimiento en el ambiente, y a partir de la cual puede ser transmitido a un individuo (animal u hombre) susceptible.

Si bien desde el punto de vista de la virología se distingue entre el virus rábico y los lyssavirus asociados a rabia, desde el punto de vista de la enfermedad no hay distinción, todos producen rabia (se registran varios casos de muertes humanas y animales por rabia transmitida por estos lyssavirus a través de mordeduras de murciélagos infectados). Cabe preguntarse entonces cuál es la utilidad de distinguir entre el virus y los otros lyssavirus. La respuesta es que esas diferencias en el ARN pueden manifestarse en detalles (nivel de agresividad, capacidad de adaptación a las diferentes especies animales, capacidad de ser neutralizado por las vacunas antirrábicas, etc.), que a la hora de evaluar medidas de prevención y control pueden resultar importantes.

La Tabla 1 muestra la distribución geográfica mundial del virus rábico y de los lyssavirus asociados a rabia, según los reservorios y de acuerdo a los hallazgos realizados hasta el momento.

Tabla 1. Distribución geográfica mundial del virus rábico y de los lyssavirus asociados a rabia, según los reservorios.

cap-2-tabla.png

Tabla diseñada por los autores del sitio.

Como puede observarse en la tabla 1, en América, y por lo tanto EN ARGENTINA, SÓLO SE HA DETECTADO LA PRESENCIA DE VIRUS RÁBICO, no habiendo indicios hasta el momento de la existencia de los lyssavirus asociados a rabia.