Fecha de actualización: 10/06/2021
Parte I: Generalidades

Capítulo 10: Cuadro clínico (síntomas y sígnos)

Generalidades

Tanto en humanos como en animales, el cuadro clínico de la rabia es la manifestación de la encefalitis/encefalomielitis que provoca el virus. No obstante, este cuadro no es igual en todos los individuos enfermos, habiendo básicamente dos tipos de manifestaciones: la forma furiosa y la forma paralítica. Aún se desconocen las causas que determinan que la enfermedad se manifieste de una u otra forma. La especie animal, la variante viral, el sitio de entrada del virus, la profundidad de la herida, la cantidad de virus, el sitio del SNC donde se produce la mayor multiplicación viral, la capacidad de respuesta del sistema inmune del individuo son, entre otras, las variables que se estudian a fin de determinar su influencia en el tipo de cuadro clínico que ocasiona el virus.

Asimismo hay que considerar que aún dentro de cada una de las formas clínicas (furiosa y paralítica), hay también variabilidad en la sintomatología. 

Esto hace que al leer  la descripción del cuadro clínico, que incluye los signos y síntomas posibles de la enfermedad señalando los más frecuentes, se deba tener en cuenta  que la mayoría de los individuos enfermos no presentan la totalidad de los síntomas descriptos. 

Es de destacar que la administración de la profilaxis post-exposición (PPE)  en humanos y la vacunación anual en animales domésticos de compañía, reduce sustancialmente la probabilidad de enfermar de rabia luego de una “exposición” al virus rábico.